Boletín calificaciones

Tu primer boletín de calificaciones

Primero de infantil

Hace una semana nos citaron para entregarnos tu primer boletín de calificaciones, acudí con algo de nervios, aunque intenté hacerme un lavado de cerebro de que es tu primer año de cole y que no era para tanto.

Porque además es verdad, no es para tanto, llevas solo tres meses de cole y qué podrían decirme que me quitara el sueño. Observaba que no era la única que se sentía así, escuchaba a más mamás y papás comentando sus preocupaciones sobre lo que el profe podría contarles sobre su hijos, pero algo me hizo reflexionar.

Me dí cuenta que TODAS Y TODOS tenían muy claro lo que podrían decirles, sabían perfectamente de que pie cojean sus hijos.

Primer boletín de calificaciones

Ninguna sorpresa

Tengo muy claro un momento de mi embarazo, mientras escribía ese diario que algún día te entregaré, dejé que  mi mente volará al momento en que tu personalidad aflorará, cuando dejarás de ser un bebé y pudiera verte interactuar con el mundo a tu alrededor.

Pedía ser capaz de verte tal y como fueras, porque amarte lo haría incondicionalmente pero no quería que el amor de madre me cegara.

He visto a tantas personas sorprenderse de sus hijos y afirmar “es que jamás me imaginé que fuera así”; pero esta afirmación suelen hacerla ante los defectos, por lo mismo pedía tener la capacidad de conocerte profundamente y en tus cualidades y defectos encontrarte.

Primer Boletín de calificaciones

Por eso tu primer boletín de calificaciones no fue una sorpresa. Sabía cuales eran tus “fallos”, las cosas que tienes que mejorar y las cosas que haces más que bien. Creo hasta ahora conocerte y fue cuando mi inicial angustia desapareció.

Recordé justamente lo que estando embarazada de ti pedí… poder reconocerte tal y como eres.

En un mismo salón de clases

Miles de sentimientos

En estas reuniones hay de todo, los padres que se notan más que agobiados y lanzan miles de preguntas, los que lo tienen todo controlado (o al menos eso parece), los que están con el móvil como si la cosa no fuera con ellos (pero están atentos jijijiji).

Aun así estoy segura que todos en algún momento mientras el profe  hablaba en general sobre los aspectos de la clase pensaban:

¿Estará hablando de mi hijo/a?

¿Lo estoy haciendo bien?

De verdad lo intento, hago lo mejor que puedo.

Tenemos tanto miedo a fracasar como padres, nos agobia tanto pensar que nuestros errores afectan a nuestros hijos y que todo esto se plasmará en su primer boletín de calificaciones.

Cada niño es un mundo, cada uno va a su ritmo; no hay niño igual y tienen distintas habilidades en menor o mayor medida. Son nuestro mayor tesoro y por ellos damos lo mejor de nosotros y eso es lo que importa.

Los aprobados o insuficientes aunque parte de la dinámica escolar, jamás van a sustituir la visión que tenemos de nuestros hijos, pero tenemos que verlos y aceptarlos.

A todos nos gustaría que fueran el número 1, pero seguro que preferimos que sean los más felices. A todos nos gustaría que sobresalieran en alguna actividad pero preferimos verlos disfrutar de lo que más les guste hacer.

Porque puede que no sea el más rápido, pero si muy simpático o no el más hábil en matemáticas pero un as del fútbol. Puede ser tímido, cabezota, despistado, etc., si tu hijo quiere cambiar lo acompañarás en ese cambio, si alguno de estos defectos afectan su vida diaria podemos apoyarle pero si es feliz con su más o sus menos, lo mejor será respetarlo.

Así que tengo dos cosas muy claras:

Te amo más que ayer pero menos que mañana

y quiero conocerte cada día más

Primer Boletín de calificaciones

Porque si bien soy consciente de tus virtudes, también lo soy de tus defectos. Disfruto de tus grandes habilidades y comparto muchos de tus miedos.

No te obligaré nunca a cambiar, si me lo permites puedo guiarte. Porque si bien es cierto me dolerá verte tropezar y más si son con piedras que yo también  me encontré en el camino; no interrumpiré tu andar, pero estaré a tu lado para darte la mano, a tu espalda para impulsarte y frente a ti para rodearte en un gran abrazo cuando llegues a la meta.

No intentemos hacer de nuestros hijos lo que nosotros querríamos que fueran, permitirles vivir en libertad pero recordarles que siempre estaremos ahí para ellos. Que pueden mejorar si así lo desean, que si necesitan ayuda pueden pedirla.

Tu primer boletín de calificaciones ha sido un gran momento.

17 COMENTARIOS

  1. Yo también creo ser una madre realista, si bien se me cae la baba con mis hijos soy consciente también de cuando se portan mal o de rasgos de su carácter que con los años tendrán que ir moderando. El boletín de Piticli, como a ti, no me trajo sorpresas pero si me emocionó que la profe corroborará lo que yo ya creía saber, que siempre está contento, está motivado y colabora en todo lo que se hace en clase. Y con eso me quedo.

  2. Nosotros no hemos tenido que pasar por ello porque sólo tuvimos reuniones generales para conocer al grupo en general pero estoy de acuerdo contigo. Yo les quiero hoy más que ayer pero menos que mañana, con sus virtudes y defectos (que los tienen porque son humanos 😛 )

  3. Qué bonitos pensamientos! Seguro que cuando sea mayor le encantará leer esto. Las calificaciones son solo guías que nos ayudarán a reforzar todo lo que estamos haciendo bien. tan chiquitines.. todo es fácil aunque ahora no lo pensemos 😛

  4. Que buena reflexion. Yo la verdad aun no me preocupo por las calificaciones, sino por que sean felices aprendiendo en clase. De hecho ellas ni ven sus calificaciones, solo las apoyamos en cosas que deben mejorar (vamos por 3ero de primaria)
    Y espero tambien poder mantener eso, el dejarlas ser…solo guiar

  5. Me encanto recibir sus boletines, mi hija ya tiene 9 años y sé de qué pie cojea, pero veo que se ha superado, mi Terri tiene buenos comentarios pero las que están muy contentas son las chicas del comedor escolar, porque dicen que come y repite que da gusto. Asi que como ves todo tiene su encanto. Un abrazo!

  6. Qué entrada más bonita!! Es verdad que a veces queremos evitarles pasar por cosas que nosotros ya hemos pasado y no nos damos cuenta de que a veces es necesario pasar por ello para aprender, y lo que nos toca es acompañarles y estar ahí para levantarles cuando se caigan…

    • Ufff es lo que más temor me da, verle tropezar y más si es con las mismas piedras que yo tropecé, pero toca dejarlos vivir y aprender. Un abrazo y mil gracias otra vez por tomarme en cuenta en tus post semanal.

  7. Una entrada muy bonita. Llena de Verdades y sentimientos.
    Nosotros fuimos a una reunion personal hace unos meses y salimos encantados. Va a P3 su primer año en el cole de los grandes y donde empieza a formarse y como bien dices, aunque sabes como es tu hijo siempre da gusto saber que está bien y sobre todo que estamos tranquilos.

    • Da tranquilidad es así. Como padres necesitamos de ese plus pero lo mejor es que los amamos con sus buenas y malas. Un abrazo.

  8. Muchas veces nos preocupamos demasiado en las calificaciones cuando eso no es lo realmente importante.
    Yo estoy deseando que llegue ese momento, pero sé que estaré de los nervios, como todos, infundados, pero ansiosa de ver que lo estoy haciendo bien.

  9. Yo soy terrible pero terrible, agarro la papeleta de notas, miro el final, un par de puntos, la doblo la guardo en mi agenda y ahí queda hasta que se va al basurero.
    Solo me fijo en que esté bien, si hay algo que corregir, pero eso no más.

    Igual reconozco que la primera vez que recibí el papel del colegio tenía miedo de que no le fuera tan bien como ella esperaba, pero no fue así.

    Hermosa entrada.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here