Anorexia del primer año de vida

Mi bebé tiene un año y ha dejado de comer

¿Qué ha pasado?

Vamos a hablar en este post sobre una etapa conocida como “Anorexia del primer año de vida”.

Es el caso de los bebés que alrededor de los 12 meses de vida disminuye de manera visible su ingesta de alimentos.

Se conoce como anorexia a la ausencia o disminución de apetito, está puede ser ocasionada por enfermedades o hábitos alimenticios.

Anorexia del primer año de vida

Puede haber muchas causas a lo largo de la vida de los niños por las cuales disminuye su apetito o puede aparecer una etapa de selectividad de alimentos.

Algunos de los motivos más comunes pueden ser:

Crisis de lactancia

En las distintas etapas de crisis de lactancia materna puede coincidir y verse reflejadas en la alimentación complementaria.

Se presentan a los largo de la lactancia y en muchas de ellas lo que más podremos observar es que el bebé demanda más cantidad de leche y deja de lado el resto de los alimentos.

Tomando en cuenta solo las crisis de lactancia que aparecen a partir de los 6 meses, ya que son las que coinciden con el inicio de la alimentación complementaria.

Lo más importante es saber que son etapas y hay que responder a estas demandas sin agobiarnos.

Para saber más sobre las crisis de lactancia y otros temas relacionados te invito a leer a Zora en su blog Conciliando por la vida

Dentición

Cuando empiezan a aparecer los dientes es muy común que los bebés al notarse más molestos pueden rechazar los alimentos, la presión que ejerce el diente al erupcionar es para ellos una sensación extraña.

Podemos ayudar ofreciendo alimentos frescos que alivien un poco la molestia.

Enfermedades comunes

Resfriados, infecciones de vías respiratorias, gastroenteritis o cualquier cuadro leve que genere una incomodidad se verá reflejado en el apetito del bebé.

Esto es tal cual nos sucede a los adultos, cuando nos sentimos mal la comida no es nuestra principal afición.

Continuar ofreciendo es importante y quitarnos leyendas urbanas de la cabeza como el cambiar la dieta del bebé en caso de diarrea.

Cambios de rutina

Entrar al cole, un nuevo hermanito, mudanzas y muchos otros eventos pueden afectar el apetito de tu bebé.

Todas las vivencias nuevas los afectan y en muchas ocasiones el rechazo a la comida es parte de como demuestran que algo no va como ellos estaban acostumbrados.

Paciencia es la palabra clave.

Anorexia del primer año de vida

Una etapa más

Hablando en particular de esta etapa, como mencioné anteriormente, se presenta alrededor del año de edad, meses antes o meses después.

Los motivos tienen su sentido común.

Durante los primeros meses de vida el crecimiento de los bebés es muy acelerado, ganan peso con rapidez y en mayor cantidad.

No podemos esperar que toda su vida sigan este ritmo porque serían ENORMES.

Este ritmo de crecimiento se verá disminuido al llegar al año de vida, por lo tanto sus requerimientos energéticos son menores.

Comerán menos, es así.

Anorexia del primer año de vida

Otra cuestión a tomar en cuenta es que empiezan una etapa de exploración continua.

El juego toma el primer lugar en sus prioridades, muchos de ellos ya andarán por lo que descubrir el mundo es más importante que sentarse a la mesa.

Es importante destacar que no se puede definir a la anorexia del primer año de vida como un transtorno de la alimentación.

Si es verdad que incluye la palabra “anorexia” está se usa por su significado directo no por el transtorno relacionado.

Hay también una etapa alrededor del año que podemos definir como anorexia selectiva.

Los bebés que comían de todo, tienden a seleccionar uno o un grupo específico de alimentos.

En esta etapa es donde radica la importancia de los hábitos de alimentación saludable, porque coincide justo al año de edad que es cuando nos da por ofrecer alimentos que antes restringíamos.

Antes del año de edad tenemos claro que no debemos ofrecer ni sal, ni azúcar a los bebés, pero al cumplir el año, unas ansias locas se desatan.

Puede que no sean directamente los padres, los abuelos, familiares y amigos están todos dispuestos con las chuches y las galletas para ofrecerlas a los peques.

Si esto sucede, como lo hemos hablado en otras ocasiones y empezamos a sustituir alimentos saludables por productos superfluos, no nos sorprenda que rechace los primeros.

El boom de sabor que experimentan los niños con el azúcar de la bollería industrial, los zumos, las chuches es enorme.

Nota importante: este boom no es porque los niños necesiten las chuches, no los hace más felices y no es obligatorio que un niño como chuches para tener una infancia feliz, eso nos lo hemos inventado los adultos.

Encontré en un artículo sobre hiporexia selectiva una frase que me resulta interesante:

El hambre es un concepto fisiológico, el apetito se define culturalmente es decir, se aprende

Reflexionando sobre ella, el hambre y la saciedad de nuestros peques es a los que tenemos que responder y respetar cuando manifiestan estar satisfechos.

El apetito se definiría como el gusto por algo en particular y en este caso es el medio externo el que influye.

Anorexia del primer año de vida

¿Cómo debemos actuar y qué debemos evitar?

Cuando atravesamos la etapa de la anorexia del primer año de vida debemos recordar que es una etapa y como todas pasará.

La paciencia es la máxima y además de esto podemos seguir estos consejos:

  • Seguir ofreciendo, mantener abierta la oferta de alimentos saludables, que estén a su alcance.
  • Dar ejemplo, acompañar a nuestros peques a la hora de sus comidas y compartir de su menú, que al año de edad lo idea sería que fuera el mismo que el resto de la famiia.
  • Respetar la saciedad del bebé.
  • También cuidar los excesos, aun de alimentos sanos. Si tu bebé se come antes de la hora de la cena una bolsa de almendras es normal que esté satisfecho y no quiera comer nada más.

Anorexia del primer año de vida

Y ahora que debemos evitar:

  • Obligar, siempre será contraproducente y generará un rechazo y mala relación hacia los alimentos.
  • Premios o castigos. Si  mantenemos esta pauta crearemos un círculo vicioso que solo respondera a una recompensa o a un castigo y no a sus necesidades y gustos.
  • Procurar no ofrecer alimentos superfluos antes de las comidas.
  • Pensar que DEBE de comer la cantidad que NOSOTROS consideramos debe de comer.
  • Sobre estos puntos te hablo de manera más extendida de el post “Cómo engañar a los niños para que coman”

Lo dicho, esta es una etapa más pero no por eso dejaremos de observar la evolución.

Si esta situación se mantiene por mucho tiempo, la selección de ciertos alimentos llama nuestra atención y por supuesto si observamos cambios en su estado de salud y desarrollo debemos acudir a nuestro pediatra.

Hay patologías que se relacionan con la anorexia y la hiporexia selectiva y aunque son los casos en menor porcentaje debemos tomarlos en cuenta.

Y como siempre les digo, ante la duda, sin duda acudir al pediatra.

La anorexia del primer año de vida no es una ley, no necesariamente se presentará en todos los niños, aquí en casa se presentó en 1 de 3 así que ni tan mal.

Espero este post resuelva sus dudas, un abrazo.

Artículo de interés:

Hiporexia selectiva. Carlos Albeto Velasco-Benítez M.D.

 

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Itzel Villagomez + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web cachitoacachito.com + info